Tuesday, December 18, 2012

Otro fin de semana raro: 2ª parte

El sábado fue un día largo y raro, tan largo fue, que el domingo lo pasé durmiendo: eché la siesta de la mañana, eché la siesta de la tarde. Pensé que no conseguiría conciliar el sueño por la noche, pero qué va, dormí como un lirón.
Por la mañana hice mil recados última hora pre-viaje a España. Después fui a un curso de Mahjong en una academia de idioma chino. Hace años que les llevo pidiendo a los chinos que conozco que me enseñen a jugar a Mahjong, pero ninguno quiere, todos dicen que es un aburrimiento. A mí los juegos de mesa me dan un sopor absoluto, pero como es algo tan de aquí, pues por saber, sin más. Ahora resulta, que también debería enseñarlo en el cole, va con el tema que estamos dando; y como justo recibí un mail de esta academia que decía que te enseñaban a jugar gratis, pues fui.
Hace años les pregunté por los precios de las clases de chino, por eso tenían mi mail. Desde entonces, me bombardean sin piedad con correos. Y justo, vi lo del Mahjong en la carpeta spam y lo abrí. Ahora que he hecho el curso, me voy a enterar de lo que es bueno, amenazaron con llamarme en enero para ver si ya estoy preparada para ir a clase de chino.
Lo más curioso de este curso fue: que era la única alumna (porque llegué a la hora que decía el mail, y cuando llegué allí me dijeron que era una hora y media más tarde); que 5 personas, hablando simultáneamente en un chinglish incomprensible, me querían enseñar a jugar; que todos eran simpatiquísimos de asustar, se les veía tan felices, tan emocionados, tan exaltados… tan locos en una palabra, por enseñarme a jugar Mahjong; que el grupo de los 5, era un grupo de nefastos profesores: como enseñen el idioma chino como enseñan a jugar a Mahjong, estamos apañados.
Por si alguien no sabe lo que es el chinglish, aquí unos ejemplos. El chinglish es algo divertido, tienes a un chino delante de ti que cree que te está hablando en inglés, pero en realidad está haciendo traducciones literales del chino, y hace unas frases que hay que pensar mucho rato para saber de qué está hablando, a menudo, sin deshacer el entuerto. Si es escrito, es lo mismo, pero se avanza más rápido en el descifrado y dado el contexto:

He vuelto a hacerlo. No quería comprar nada y he vuelto a comprar:
Después de los hoteles, fuimos a una fiesta. No conocíamos a nadie en la fiesta, nadie nos había invitado. E había visto la fiesta anunciada en Facebook, con la dirección hecha pública, y le había gustado uno que salía en la foto. La fiesta empezaba a las 10, y llegamos a las 10. Muy mal, ya. Pero yo me quería ir a casa, no quería ir a una fiesta, y era a las 10 o nunca. La fiesta no había comenzado, ni siquiera habían puesto música. Y allí estábamos. Nadie nos conocía. A penas una decena de personas en el salón de su casa. Una mesa con ganchitos, coca-cola, cerveza Suntori…  Al final, los anfitriones nos preguntaron a quién conocíamos. A nadie, pero ellos nos habían invitado, habían invitado a cualquiera que viera su anuncio en Facebook. Era una fiesta de piso de estudiantes, había un español, unas checas, algunos chinos, eran todos muy jovencitos, y nos miraban con cara de miedo. Además, íbamos disfrazados, porque veníamos de la ruta de los hoteles de cinco estrellas. E llevaba hasta traje, y la camisa hecha a medida, y los zapatos con lustre. Nos miraban, raro, raro, raro. Yo desde que llegué estaba con un pie en la puerta, pero E quería hacer amigos, o ligar, o quién sabe; y les daba palique: “¿Estudias o trabajas?”. Nadie estaba borracho, las luces estaban encendidas, no había música, nos miraban con recelo y estupor. Yo llevaba en el bolso todo el dinero que había cambiado en el banco por la mañana para llevarme a España, como para tomarme una copita y dejar el bolso por ahí abandonado. No me interesaba un pimiento la fiesta. Me fui. A E se le empañaron los ojos, se lo tomó como quien abandona a un bebe en la puerta de un orfanato. Es que, ¡menudos planes que prepara! Luego dice que nunca hacemos las cosas que le apetecen a él, pero ¡cómo vamos a hacer lo que le apetece a él!

12 comments:

  1. Bueno pero has aprendido a jugar al mahjong o no?? xD
    Los zapatos monisimos, pero me daría pena andar con ellos y ensuciarlos jajaja

    Xiamen del 10 al 15 de febrero!! Yuhu!! Iré pensando un planning en Navidades, tu mira también! Jaja. Cuando te vas?

    ReplyDelete
    Replies
    1. Sí he aprendido, pero tengo lagunas, y como no practique pronto se me va a olvidar.
      Ya tía, tengo unos de terciopelo que me compré hace lo menos 5-6 años, no los he estrenado de tan bonitos que son y de pánico a que se manchen.
      Sí, ¡¡yuju!! Ya estoy mirando. Ahora mismo estaba viendo una foto de una granja de ostras en Xiamen... ja, ja.

      Delete
  2. vaya, que no me ha dejao poner el comentario. que eso del chinglish suena gracioso, pero no me creo que el cartel con el 'fuck' exista realmente. que no, que no. aquí alguien hizo un libro sobre el spanglish cañí, que se llamaba 'from lost to the river', o algo así.
    yo a una fiesta de esas no voy ni cobrando. qué vergüenza. que me pregunten y que no sepa quién es nadie. uy uy.

    ReplyDelete
  3. Dios se me ha borrao el post coñazooooo
    Feliz viaje a Madrid!!!
    Tráete los zapatos de terciopello

    ReplyDelete
    Replies
    1. Nada de eso. Lo que han viajado esos zapatos y no han salido de la maleta. Tengo que esperar a que la situación astro-meteorológica se conjugue bien para que pisen el asfalto.

      Delete
  4. Si te gustan los blogs gastronómicos, te invitamos a pasarte por nuestra cocina!
    http://juegodesabores.blogspot.com.es/

    ReplyDelete
  5. sigo vivo.STOP. He logrado acceder al blog a traves de un link perdido STOP.Incapaz de publicar STOP...

    El Mahjhong es el 60% del GDP taiwanés (mi propio dato) y en CNY sube hasta el 80% por lo menos. No se dé a la perdición del juego!

    ReplyDelete
  6. Bueno, yo al único juego, aparte del ajedrez, al que sé jugar, que creo que es chino por su nombre, es el Mandarín, quizá lo conozca. Pueden jugar hasta seis personas, lo que facilita mucho las relaciones personales en todo tipo de reuniones, incluso las de estudiantes, y consiste en introducir diez fichas, avanzando de una en una o saltando sobre las demás, cruzando todo el tablero de forma exagonal. El primero que lo consigue, obviamente, es el ganador.
    Veo que vuelve a casa por Navidad. Buen viaje y Felices Fiestas.

    ReplyDelete
  7. Caceres!! pues un poco aburridilla la verdad, siempre me pasa igual, mis amigas pasan de mi por lo menos hasta el dia 26 jaja.
    que tal las comilonas navidenyas?

    ReplyDelete
  8. Con lo divertido que debe ser Shanghái por Navidad y tanto brilli-brilli
    yo estoy solo por Navidad y el Día no es largo y raro es lo siguiente igual es la ciudad?

    ReplyDelete