Saturday, April 8, 2017

Las excursiones XXIII

No sé qué les dan en los pueblos... Maemía qué gente más hostil. Y eso que se supone el estrés no existe en el campo. ¿Es eso cierto? Le he dado mi dinero a la panadera y a parte de un excelente pan cocido en horno de leña, le hubiera gustado darme un bofetón por el mismo precio. A veces me pregunto de dónde salió la leyenda que circula por medio mundo: "Los españoles son simpáticos". Pues sí, hay españoles simpáticos, pero no es la norma, no.
Un pueblo muy bonito por cierto.
Me he encontrado a un grupo de excursionistas y hablaban igual-igual que cuando se hace un chiste imitando a gente de la provincia; más exagerado aún si cabe.
Una señora ha girado la cabeza 180 grados, como Linda Blair; se le ha caído un párpado, como a una nancy vieja; ha fruncido mucho el ceño y se le ha llenado la frente de claroscuro; me ha mirado largo rato con cara de asco como si me fuese a echar una maldición y le ha dado un codazo a su compañera para que no se perdiera la estampa.
En serio, ¿qué les pasa?