Friday, March 29, 2013

La vida escolar

¡¡…Uahhhh vacacionessss!! Qué maravilla tan maravillosa. Y no voy a ninguna parte, ¡a disfrutar y a descansar de verdad! Estoy un poco harta del turismo chino. De momento.
Qué pequeñitos son y qué bien lo hacen todo.
Tengo dos alumnos nuevos mexicanos. El mayor habla muy bien inglés, pero el pequeño no se empapa mucho, así que luego se lo explico en español. Me dice la mar de educado: “Disculpe profesora, pero usted dijo una mala palabra: coger”. Está haciendo un proyecto de land art, y su idea estrella, es cortar todos los árboles del Amazonas para plantar, no sabe bien si, champiñones o fresas.
En clase de inglés, dos japoneses están hablando (13-14 años).  Mitsuki les pregunta: “Oye, ¿de qué habláis?”, por unirse a la fiesta. Y la chica le dice: “¡Vete al infierno!”. Tanto le ofende a Mitsuki que una tía le diga eso que le contesta: “Tienes la carita muy fea”. De pronto, ella se pone triste no, tristísima. Entonces, el profesor de inglés se da cuenta de que no están hablando en inglés (está prohibido) y que ella tiene cara de funeral. Se cree que Mitsuki la ha molestado y lo manda al encargado de la disciplina: un negro (los asiáticos tienen miedo de la piel de color) de más de dos metros. Sin comerlo ni beberlo le manda dar 5 vueltas al campo de atletismo y hacer 40 flexiones. Cuando no consiguen dar una vuelta en la pista de atletismo en menos de un minuto, tienen que dar una más de regalo. O sea, que se le ha quedado la cosa en 8 vueltas y 40 flexiones. Cuando me lo ha contado estaba descompuesto. Algunos vomitan y todo del esfuerzo físico, porque no son jugadores de rugbi americanos, son niños enclenques asiáticos.
 Algunas (pocas) pelucas de papel maché están quedando ole.

Saturday, March 23, 2013

La flora

Les deseo una feliz primavera.
Semillas de deliciosos tomates españoles que van a conquistar el mundo. Las semillas me las guardó Eduardo, las trajo N en la maleta el verano pasado, en febrero me acordé de chiripa y las planté. El 11 de marzo me di cuenta de que habían salido. Hoy están desperdigadas en casas en Shanghái de americanos, mexicanos, españoles, chinos y niños coreanos. No quiero más tomates insípidos chinos.
17 de Marzo: las cuatro semillas más adaptadas las transplanté a unos tiestos enormes.
Ya les contaré el desenlace de la historia.
Y esto se merece una canción. Un ukelele que compré en la isla para regalar.
Un simpático arbolito.
Más juguetes que imitan a la naturaleza china en miniatura.
Otro simpático arbolito.
Nada, es que, en una semana me dan las vacaciones. La, la, la, la.
Un dibujo nuevo.
Los pinceles que he comprado hoy.




Wednesday, March 20, 2013

Recortables Downton Abbey

Odio las series. Te las pone en la mano un amigo, empiezas por probar, y acabas enganchada. Como si no tuviera yo cosas qué hacer, para ver tres y cuatro capítulos seguidos. Hombre por Dios. Estoy indignada conmigo misma. La sesión 1 estuvo muy bien, pero esto es ya un culebrón indecente. Y están haciendo una cuarta sesión.
Estos recortables tienen mucha gracia.

Saturday, March 16, 2013

Provincia de Fujian: Los Tulous III

Aunque algunos tulous llevan ahí 8 siglos, los occidentales los descubrieron en los años 80. Los americanos supieron de su existencia por una imagen satélite. Se pensaron que China tenía un montón de reactores nucleares en el sudeste del país. Enviaron a un equipo de expertos y se encontraron con edificios de tierra. Enseguida la Unesco los declaró patrimonio de la humanidad.
En el fondo, los tulous sólo son un anticipo de las urbanizaciones hormigueros que albergan a miles de chinos. Pero más bonitos. Como, si desde hace mucho tiempo, hubieran intuido que la raza china iba a dominar la Tierra, y que al estar superpoblada había que meter el número máximo de chinos en el mínimo espacio posible.

Tuesday, March 12, 2013

Provincia de Fujian: Los Tulous II

Algunas escenas de la vida cotidiana en los tulous.
Si hace años los hakka tenían que sudar tinta para sobrevivir, ahora sólo tienen que sentarse en la puerta del tulou y dejarse observar. Es un poco Gran hermano, ellos haciendo su vida, nosotros mirando y haciendo fotos.
Al parecer el agua está abajo, en la zona común.
Panales de miel carísimos. Los chinos han aprendido muy bien lo de darte el sablazo por cualquier cosa, lo han cogido a la primera. Por ejemplo, en los museos. Hacen museos de nada, y te cobran como en Londres o en Italia.
 
Secando verduras al sol para el invierno.
 
La mayoría de las habitaciones que vimos son de unos 9-15 m2.
 
 ¿Licor de abejas?
El tulou más antiguo que visitamos era del siglo XIV, no daba la impresión de mucha estabilidad. Pero era un lugar mágico, en serio. Aquellos maderos hablaban.
Un restaurante que sólo se llamaba: "Restaurante". Estaba todo supermalo, aunque la vista era bonita. Le dije al cocinero: "Esto no está muy rico". Más que nada, porque me sentí estafada. Cobraba como un restaurante de la Concesión Francesa en Shanghái, y oigan, allí con unos olores a desagües, en la montaña y nada rico a lo que hincarle el diente. Le supo muy malo que se lo dijera. Me dijo: "Es que a tí no te gusta la comida china". Cómo no me va gustar, no tenía más que mirar los mofletes que he echado en este país. Pedimos el plato estrella: sopa de pollo de campo. El caldo era agua caliente con unas raíces y hierbas que le daban amargor. El pollo que flotaba en la sopa y el agua de la sopa se acababan de conocer, ese agua no sabía a pollo. Hacía falta una motosierra para que la carne se desprendiera del hueso.
Supongo que el no saber se junta con el no tener: mala combinación culinaria.


Saturday, March 9, 2013

Provincia de Fujian: Los Tulous I

Los hakka (=los invitados) se instalaron en el sur de la provincia de Fujian, cerca de la frontera con Cantón, hace unos mil años. Los hakka eran inmigrantes pobres como ratas que venían del interior de China. Se instalaron en las montañas porque no fueron bienvenidos; no les dejaron otro sitio, las tierras más fértiles estaban ya tomadas. 
Se hicieron con la fama de duros trabajadores -fue lo único que les permitió sobrevivir- y conservadores -se relacionaban sólo entre ellos, era muy importante mantener sus tradiciones y su idioma. En Fujian, se le decía a las hijas: “Uf, no te cases con un hakka porque no sabes la vida que te espera, te vas a hinchar a trabajar”. Las mujeres de los hakka no sólo hacían el trabajo que se esperaba de una mujer, sino que además trabajaban en el campo y en otras tareas arduas como un hombre.
En las montañas, lo que habían cosechado se lo robaban los ladrones (Cantón tiene fama milenaria como cuna de ladrones), la gente autóctona que no los quería, los animales salvajes… Así que, inventaron un sistema arquitectónico único en su tiempo: los Tulous. Unos edificios de tierra que eran sólidos como un castillo, muy altos, con ventanas minúsculas y muy elevadas, y una sola puerta para controlar. Algunos alcanzan los diez metros y alojan hasta 100 familias. Os podéis imaginar las guerrillas de vecindario que había. Esto es vida en comunidad y lo demás tonterías.
También edificaron algunos cuadrados, pero nadie quería vivir en las esquinas porque era mal feng shui, una esquina, cortando los vientos, quita, quita… Es por ello, que la mayoría son cilindros. Decían: “Trae mala suerte. Almacenas comida, pero se estropeará. Incluso el aire huele a rancio”.
Pronto, como hacen los chinos, unos copiaron a los otros. Hasta la gente de Fujian, que no eran hakkas empezaron a edificar del mismo modo. Se consideró toda una maravilla de la ingeniería: edificar tan alto, tan robusto, sólo con tierra. Algunos se construyeron hace 1200 años y hoy están todavía en pie. Aunque la mayoría de los tulous que visitamos son del siglo XX. En la actualidad hay cerca de 30.000 tulous.
Y estos cuentos los he resumido y sacado de aquí y allá.