Saturday, October 10, 2015

Tuesday, October 6, 2015

El festival de cine de San Sebastián

Es la primera vez que voy al Festival de cine de San Sebastián, y bien vale la pena. Durante unos pocos días hay un montón de estrenos y proyecciones en varias salas de la ciudad. Novedades en su mayoría pero también otras no tan nuevas: como un ciclo de pelis de cine independiente japonés de los últimos años, o clásicos de Pasolini. A menudo puedes ver a directores, actores, y en general, hay muy buen ambiente. El público del festival es gente normal a la que le gusta mucho el cine, y se contagia la pasión por el mismo.
Sólo fui dos días y conseguí ver esto:

-"El abrazo de la serpiente", Ciro Guerra, 2015, Colombia-Venezuela-Argentina. 
Una peli ambientada en un Amazonas onírico de principios del siglo XX. Un científico alemán investigando las plantas sagradas entra en contacto con la gente de allí que parecen de otro planeta. El alemán y el indígena tienen unas conversaciones muy bonitas sobre la vida. De fondo, los sanguinarios explotadores de caucho y los majaras de los jesuitas.
El trailer:
-"Mountains may depart", Jia Zhangke, 2015, China. 
Tres momentos en la historia de China: 1999, 2014 y 2025. Habla de los chinos macarras ricos -con mucha gracia-, de los chinos sin ambición -y cómo acaban-, de lo que les gusta a las chinas la pasta y lo decisivo que esto resulta al contraer matrimonio. Divertida.
El trailer:
-"Heart of a dog", Laurie Anderson, 2015, EEUU.
Sí, Laurie Anderson. También hace películas. Más que una película, es una bella narración con un gran trabajo de edición de vídeo de fondo. Suena mal, podía haber sido un truño, pero no lo es. Laurie Anderson es una gran narradora y no sobra nada de lo que dice. El mismo año se le mueren tres seres queridos: su pareja (Lou Reed), su madre y su perra Lolabelle. Parece que haya hecho esta película para entender los acontemientos. De quién más habla es de su perra, artista performer como ella. Le da un enfoque filosófico y budista, algo prestado y algo propio, en el que revela grandes cosas.
El trailer:
-"Taxi Teheran", Jafar Panahi, 2015, Irán.
Del mismo director que la bellísima "El globo blanco". Esta vez el director se hace pasar por taxista y mete unas cámaras en el coche, cuyo objetivo es hablarnos de Irán a través de las cosas que dice su gente. Entretenida, amable e interesante. Me pregunto cuánto hay de espontáneo y cuánto hay de guión. Daba por supuesto que la cámara era oculta, pero al ver la película, parece que todos sean conscientes de ella. Le dieron el león de oro en Berlín por esta peli, pero no pudo ir a recoger el premio porque está castigado sin poder hacer películas durante 5 años ni salir del país debido a la censura en Irán.
El trailer:
-"Granny's dancing on the table", Hanna Sköld, 2015, Suecia-Dinamarca.
Película malrollera donde las haya, pero bien hecha. Si van al cine a pasar un buen ratito: ésta no. Una familia majara que vive completamente aislada de la civilización durante un siglo. Violencia domestica, austeridad y tristeza escandinava; pero todo, muy bien contado.
El trailer:
-"Back to the North", Liu Hao, 2015, China.
Una familia en Hebei, creo, o por ahí. Una ciudad del norte de China enorme, muy contaminada, gris...  en todo momento se oye el ruido incesante de fondo de típica ciudad china. Una familia de tres; y la hija, encima de ser hija está enferma e igual se muere. La política del hijo único, qué desgracia, qué desgracia para los chinos. La hija, además de enferma trabaja en una fábrica. Vaya mierda de vida. A dar pena. Y encima es tonta, porque a veces, se le olvida tomar la medicación. Y sus padres, están medio separados, su padre tiene una amante, y ella trata de que vuelvan juntos para tener otro hijo... Un folletín infumable, tan lenta como insulsa. Eso sí, con una preciosa fotografía. La única peli que no me gustó.

Y hay tantas otras por ver... 

Friday, October 2, 2015

Correos de España y olé

Después de siete años en China había acumulado la tira de cosas. En el fondo de los armarios encontré cosas que no me acordaba existían. Unos seis meses antes, empecé a embalar meticulosamente. Más que a embalar lo que se dice embalar -eso fue al final- lo que hice fue tirar, regalar y vender mogollón de cosas y decidir qué era lo realmente importante. En España es muy difícil vender objetos usados - y nuevos -, pero en China todo se vende. Todo tipo de seres curiosos pasaron por casa para comprar una película, una planta o un kit de un poco de todo. Una señora finlandesa rica en la senectud -que había vivido en todos los países, e intentó venderme un mueble valiosísimo del s.XIX- me quería comprar una maceta que no podíamos ni arrastrar entre las dos de lo que pesaba. A la que casi le da un desmayo por el camino del calor y el esfuerzo; que se sentó en una silla mientras tomaba el té y pensaba nunca se iba a ir de mi casa, mientras repetía: "Ja, ja, ja, si me vieran mis amigas haciendo esto... Cuando se lo cuente se van a quedar de piedra con mi valentía". (Ni que fuera yo una asesina en serie, pensé). Con las plantas tan bonitas que hay en los mercados chinos, ¿por qué coger un taxi de lado a lado de Shanghái para comprar una maceta? Un científico extranjero a servicio del gobierno chino se sentó a mi mesa y pasó tres horas de reloj apilando mis películas en varias montañas, y luego, volviéndolas a clasificar una y otra vez: por países, por géneros, por directores... Se llevó doscientas. Y un comic para regalar a un amigo. Un tipo quería unos zapatos que yo anunciaba a precio similar a un café en China. Pero quería que se los entregara a domicilio, como si fuera el mismo Taobao. Al negarme, la cosa acabó malamente. ¡Odio que me hagan teclear el Corán en el teléfono para nada! ["Hi! I want to bay. My number 00000000000 Andreo"... "HI ANDREO. WHAT WOULD YOU LIKE TO BUY? IM DOING A MOVING SALE. TKS 4 CONTACT ME"..."Who are you?"..."YOU TEXTED ME IN SMARTSHANGHAI. IM YPRH. JUST SELLING MY STUFF"..."Are you n.40 woman shoes?"..." YES, THEY ALSO CALL ME YOLANDA. HA HA"..." Woman shoes N.40 you know?"..."THIS IS XIAN XIA XI RD. CROSSING XIE HE RD. IM SELLING 16 PAIRS"..."W Westwood"..."YOU CAN COME & VE A LOOK WHEN U WANT. I LL B AT HOME AFTER 5 PM"..."30 in Changning district"..." I love"..."OK. METRO SONGHONG RD. CALL ME FOR DIRECTIONS IF YOU NEED"..."ok Changning lu near Kaixuan lu"... "?"..."I live"... "I need one!"... "Tomorrow ok?"..." Ok Not good If you come to my house I buy the pair that was in smartshanghai, if not, bye bye"... "YES, IM UR FUCKING BITCH TAOBAO FOR 30 RMB"..." Ok"..."Fucking bitch"..." You are a woman?"...] Un vendedor francés de Don Perignon aficionado a la pintura en sus ratos libres se llevó tres cajas llenas de cosas: carboncillos, un bote de aguarrás, varias plantas, películas, libros, revistas, vasos... y de paso me ofreció sus servicios sexuales: pourquoi pas? También le vendí todos los libros de moda a un inglés cuya hija era estudiante de la materia.  
Lo que más jaqueca me dio fue embalar las cerámicas.
Estuve investigando la manera más barata y segura de enviar las cosas. Sé de una amiga francesa que hizo su pequeña mudanza mediante Correos y quedó muy satisfecha. Parecía la manera más barata y sencilla. Así que, dos meses antes de marcharme envié dos cajas con la ropa de invierno para ver cómo iba la cosa.  Y más adelante volví a enviar una más con pinceles y otras cosas.
Correos chino no es muy cómodo. Hay que comprar una caja allí y rellenarla delante del inspector. No se puede enviar nada frágil (cristal, cerámica...), ni nada que contenga aceite de oliva a España (ni que sea una pastilla de jabón), ni nada pirata (películas, rolex falsos...). Me preguntan si lo quiero enviar por barco o por avión. Pues por barco, porque me aseguran que es muchísimo más barato, aunque tarda 2 meses.
Me voy más ancha que larga a casa. Pensando que dos cajas ya están de camino. Al cabo de dos semanas mando una caja más, confiada. Pasa mes y medio. Y de pronto, en mi casa en España, dicen que ha llegado un albarán de la tercera caja. Y pienso, ¿dónde están las dos primeras?
A partir de ahí, empieza la pesadilla por conseguir mis cosas. Correos de España tiene un servicio que olé, con olé, con olé.  Por el que, si envías algo desde fuera de Europa, es muy probable que sea devuelto a destino.
Existe un mail, algo así como un mail de la esperanza en el que contactar con ellos. Cada vez contesta un empleado distinto y a todos les importa un bledo que pase con tus cosas. Dan por supuesto: que tú sabes cómo conseguir tus cajas, y si no, te quedas sin ellas, porque ellos no te lo van a decir, demasiado esfuerzo. Entérate. Aprende de la experiencia. Ellos van allí a matar x horas por x dinero. No pretendas que resuelvan nada. Bienvenido a España y olé.
Para empezar, Correos de China, no envió mis cosas por barco -tal y como firmé- sino por avión. Porque, actualmente, según la relación volumen-peso de una caja, sale igual de precio mandarla por avión que por barco.  Y encima por avión llega en 4 días a Madrid. Para continuar, si en el albarán no pones una dirección de email: Correos de España no se comunica contigo. Da igual que haya un teléfono, antes devuelven la caja a origen que hacer una llamada telefónica. Y en los albaranes chinos, no hay ningún lugar en el que escribir un mail.
Digamos que el proceso es el siguiente: La caja tiene que tener escrita una dirección de email. Porque, por email te enviarán el presupuesto de trámite de aduanas. Si no hay mail, no hay presupuesto y la caja vuelve a origen. Que no lo sabías, ¡pues aprende! Correos de España es así. Ni un albarán ni nada.  Yo mientras en China, pensando que en un par de semanas mis cajas llegarán a España. Mis cajas en España desde hacía seis semanas. Mientras, intercambio una decena de emails con los empleados de correos, que me dicen que mire la página de Correos para ver cómo va el envío. La página dice que las cajas llegaron hace mucho a España. Nada más. Los empleados de Correos me piden paciencia. Un mal día, la página dice algo más: Las cajas han sido devueltas a China. Casi me da un síncope. Intento detenerlas, y me dicen que ya se han ido.
Dada la mala experiencia con Correos mando el resto de las cosas con una agencia. Las envían como cargo freigth en avión. Actualmente, si tienes un volumen enorme de cajas o si éstas pesan muchísimo, se envían en un contenedor por barco. Sin embargo, si la relación volumen/peso les cuadra sale igual de precio por avión. En cuatro días están en España, DHL me llama para informarme de la documentación que tengo que mandar por mail y en un plis plas lo tengo todo en casa. Cuando las cosas van por avión, pasan inspección en Hong Kong. Por avión no se puede enviar nada de líquidos, ni cremas, ni champús, ni cosas pastosas, ni pinturas... Nada de líquidos en una palabra. Ni nada de polvo, textura arenosa...Ni falsificaciones, claro. Me dejé un bote de tinta china pequeño. Lo detectaron en Hong Kong, rajaron la caja y lo sacaron. Las cajas llegaron así. Por lo visto siempre llegan así. Les dan unos meneos... Dios mío... Ahí están las cerámicas. Pensé que estaban muy bien amortiguadas, pero al ver las cajas así, igual había que haberlas embalado en cajones de madera... con lo que pesan. Si les soy sincera, aún no las he abierto. Porque el día que las abra y encuentre una, sólo una, de las cerámicas superfavoritas rotas voy a llorar tres días y tres noches seguidas.
Mientras tanto, yo en España, y mis dos cajas llegan a China. Nadie sabe dónde están en China. La página de Correos simplemente dice que ya están en China. Pasan los días, no encuentran las cajas. Finalmente las encuentran. Le pregunto a la tía de la agencia si las puede recoger y volver a enviarlas. Dice que sí. Pero parece que es que no. Pasan tres semanas. Y me da largas. Diossssss... van a tirar mis cosas a la basura si nadie las reclama. La situación es que enviar sólo dos cajas no parece un gran negocio para la agencia. Y en China, el motor es el dinero. La mando a paseo.  Una amiga china va a recogerlas a Correos. Y Marta -La Salvadora- hace que vuelvan a España. Le doy la dirección de otra agencia. Estoy tan tranquila en España, cuando decido hacer el seguimiento. Le pido a Marta el número de referencia: ¡¡¡¡Nooooo!!!! ¡¡Es un código de Correos de España!! El tío de la agencia ha recogido las cajas, las ha metido en una caja nueva y las ha enviado de nuevo por Correos. Menuda cara más dura. Para eso no necesito una agencia. Me tiembla hasta el alma cuando lo descubro. Entro en la página de Correos, ¡tachán! ¡Llevan ya diez días retenidas en la aduana de Madrid! Esta vez, recibo un albarán urgente, diciéndome que tengo dos días para hacer todo esto...
Encima con sorna: "5 sencillos pasos". Menudo curro me pegué para conseguir mis cosas. Me costó más que con DHL y encima tuve que hacer yo toda la gestión. Cuatro días de Shanghái a Madrid y un mes de Madrid a Logroño. Lo podían haber titulado: "En Correos trabajas tú".

Correos de España,
¡una y no más!